Blogia
Erasmus en Oxford

El tiempo pasa volando

El segundo semestre acaba de empezar. Podría haber escrito millones de cosas sobre los primeros meses en Oxford... Pero lo cierto es que no lo he hecho. Me da rabia no ser constante en el blog... y como ya me he hartado, voy a intentar actualizarlo... as much as I could.

Es más, también debería dejar caer de vez en cuando alguna cosa en inglés, para que se note que no estamos a aquí de guasa... que algo se aprende.

Oxford es una ciudad genial. Aún después de 4 meses viviendo aquí, me sigue sorprendiendo. Sigue teniendo lugares que no has visitado, hay gente nueva, siempre gente por todas partes, ambiente y eso sí, un sol que solo se deja ver algún mediodía cuando no hace excesivo frío. Uno de mis últimos descubrimiento ha sido la bicicleta. Aquí todo el mundo va en bici, pero yo a mí tampoco me emocionaba bastate. Ahora, gracias a que me dieron una de regalo, tengo una bici de lo más normalita que me está haciendo disfrutar de la ciudad más de lo que pudiera haber imaginado. He ido por sitios a los que no puedes ir andando. He perdido de vista al autobús de todos los días y he cambiado esos 30 minutos rodeada de gente y ventanillas, por un estupendo paseo al aire libre y a una velocidad supersónica. Simplemente genial.

Muchos dicen que la ciudad te acaba cansando porque en cuanto la conoces puede dejarte de llamar la atención, pero sin embargo, lo importante es tener esa actitud abierta a seguir disfrutando de todo lo que ofrece... y verla desde otros puntos de vista.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres